Invierno



Montamos guardia sobre los tejados
de esta ciudad helada, y recordamos cuando éramos
a penas dos niños jugando
a los primeros besos.

Crecíamos despacio, bebiendo la vida
y los días a grandes sorbos,
como dos almas descubriendo
por primera vez el verbo amar.

A pesar de todo seguimos volviendo
a buscar entre estas calles los pasos andados,
y te sigo mirando entre la niebla como en las noches
en las que tu cuerpo era el sudor en los portales.

Es una ciudad ingrata, como todas.
Insensible a las lágrimas de felicidad y miedo.
Una isla perdida donde sólo podremos salvarnos
si recordamos que antes de morir fuimos eternos.

Hoy la nieve congela las aceras y nos mira en silencio,
y yo te abrazo ante la mirada cómplice
de miles de edificios que nos vieron amar y reír,
y hace calor en tus labios a pesar de todo.

6 comentarios:

Vértigo dijo...

Perfecto para una noche fría como la de hoy.

ely dijo...

Especial forma de expresar sentimientos.
Me gusta muchísimo, sobre todo la armonía y la serenidad que siento cuando te leo.
Enhorabuena y espero continuar visitándote. Para no olvidarme, tengo tu recordatorio en mi blog.
Un fuerte abrazo.

Tropiezos y trapecios dijo...

"Una isla perdida donde sólo podremos salvarnos
si recordamos que antes de morir fuimos eternos."
Esta frase es para enmarcarla...
Y es que se nos olvidan tantas cosas. Abandonamos tantos recuerdos por el camino porque la maleta ya pesa demasiado...que un día nos encontramos sin ropa y desnudos, sin nada que pueda guarecernos en mitad de un frío que nunca acabamos de saber del todo de donde procede. Y recordamos, recordamos que "antes de morir fuimos eternos" lo fuímos de verdad...y que hay besos escondidos por las calles de nuestra ciudad, y , como no, en los labios de lo eterno...que siempre nos acaba guareciendo y ofreciéndonos calor :) Este es uno de esos relatos que se meten muy dentro... así que voy a guardarlo para que siempre me recuerde no olvidar :)
Un abrazo inmenso artita :)!!!!
Favole

Ladrón de Guevara dijo...

Mil gracias a las tres por estos comentarios. Sin duda, esto hace que el blog avance siempre con energía.

Vertigo: Quizá siga haciendo igual de frío en la calle, pero la poesía siempre reconforta un poco.

ely: Bienvenida, espero que sigas disfrutando cada semana, y no dejes de escribir.

Favole: Cada momento vivido, de alguna manera, ha sido eterno. A eso debemos agarrarnos para no caer.
Mil gracias, como siempre, por tus palaras, le ponen a uno los pelos de punta.

Cuidaos mucho.

Laura dijo...

El sábado pasé por tu ciudad helada y la nieve en las cunetas y en los prados nos transmitió ese frío del que habla tu poema.

Un abrazo templado al regresar.

Lucina dijo...

no hay invierno,
tus versos encierran toda la calidez, como si de abrazos se tratase.

Un beso