Gatos

Aprendí a conocerte en círculos porque todos tus rincones tenían el nombre de otro.
Siempre se me dio mejor dar rodeos,
y evitar las telarañas que adornaban tus esquinas.

Andaba de puntillas por tu vida.
Siempre había ropa y recuerdos tirados por el suelo,
y se podían contar las madrugadas de insomnio en tu piel.

Nunca me atreví a recorrer el pasillo de tus sueños,
en el que las sonrisas siempre se enganchaban en algún clavo suelto.
Ni siquiera probé los muelles del sofá que se oxidaban por noches de sexo y mañanas de lágrimas.

De haberte besado, creo que habría perdido muchas vidas.

7 comentarios:

Sofya dijo...

Hay besos y besos...Hay versos y versos...

Me ha encantado.

Cuidate Ladrón!

Vértigo dijo...

Y quizás hubiera merecido la pena.

Catadora de Sabores dijo...

O oxigenado la tuya.
nunca se sabe.
Igual que no sabemos donde se encuentran los besos que no has dado.

Sigue asi ladrón.
Robando que nunca se sabe lo que puedes encotrar.

Oski dijo...

Hay gente adicta a perder vidas. Aunque eso me lo han contado no es que yo lo sepa por experiencia propia...

Yarelly & Yaressy dijo...

Tal vez valdría la pena perder las 7 vidas por ello?

May dijo...

Creo q me siento identificado con cada palabra.
Gracias Luis.

nubedealgodón dijo...

Sin esos besos quizás las vidas no saben igual.
un saludo!