Carta a Oscar Perez, Montañero atrapado en el Himalaya

No sabría como hablarte, ni que decirte. No eres el primero ni serás el último. A buen seguro que tu nombre será silbado en la cima del Himalaya, cuando esta se halle acunada por el viento.

Me despido de ti con la palabra -la única forma de animar sin hacer ruido-, sin levantar la voz más allá de los angustiosos silencios del dolor.

Sé que tú conocías los riesgos, pero no puedes evitar que a tus seres queridos les duela tu pérdida, y ellos no pueden evitar que tu muerte fuese -a la vez- tu vida. Estás donde deberían morir los sueños de todos los montañeros, donde las nieves guardarán tus últimos deseos.

Supiste, desde el instante en que tus manos tocaron una cuerda, que la naturaleza -infinitamente más sabia que el hombre- unas veces aprieta y otras ahoga. Lucháste contra la montaña, aunque en realidad luchabas contra el mar embravecido, contra un tsunami, contra el desierto del Gobi o las estepas de Sibera. O la infinita crueldad que exíste en esta tierra. Luchabas por tí, por nosotros y por un sueño.

No puedes juzgar tus compañeros por intentar salvarte, aferrados al código del montañero, y el corazón en un puño. Las leyes no escritas de la palabra solidaridad.
Era su deber, y lo llevaron hasta sus últimas consecuencias, pero no pudieron salvarte de la naturaleza, de sus fauces silenciosas pero implacables, de la oscuridad.

Descansa en la montaña conquistada, mecido al abrigo de sus secretos inconesables.

8 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

He vuelto con energía, para quedarme.

Espero que todo os haya ido bien.

Cuídaos todos.

ROP dijo...

Vaya adiós entre palabras más emotivo...

Me intento poner en el pellejo de sus compañeros y bufff...

Lo dicho, un bonito homenaje el que le brindas.

Un abrazo

PS: me alegro que vuelvas con energía ;)

May dijo...

Hablando precisamente de esto esta tarde...

Debe haber sido frustrante no poder luchar contra la naturaleza para rescatarle.
Descanse en paz, en el sitio donde más le gusta estar...

Me alegro de verte de vuelta, cuidate.

iliamehoy dijo...

Se te echaba de menos.
Tus palabras van a susurrarle la paz que ya le acompaña; Abarcado por unas cumbres que decidieron quedárselo.
Una sonrisa, de bienvenida.

Elianne dijo...

Emotivo.

:(

Violetcarsons.

virgi dijo...

Precioso lo que has escrito. Un abrazo emocionado te mando. Me ha gustado mucho, muy hermoso.

K@ri.- dijo...

hermoso adios... doloroso

que suerte que hayas vuelto!
se te extrañaba mucho!


miles de besos y un calido abrazo desde este lado!

Lucina dijo...

Tan intenso, como acostumbro a sentir cada vez que te visito.
Que bueno es volver a leerte.
Un beso