Sensaciones desencontradas

Sales a la calle por la mañana,
buscando qué se yo, una sonrisa que te salve
de las noches aciagas e imprudentes.
Del ron más amargo de la memoria.

Leyendo un viejo poema escrito
en los ojos de aquella chica menuda que te observa
desde aquel cristal indiferente del autobús

Sonríes a medias mientra sueñas
como sabrán los besos de sus labios.
Si lloró alguna vez de alegría,

si alguien le espera en la parada y le susurra
que el mundo está a salvo en sus caricias.
O si te mira simplemente distraída y sin mirarte

Suspiras y te resignas a esperar tiempos mejores.
Espada en mano y cuchillo entre los dientes,
con una certeza sutil de luchar a hostias con la vida
y sin dejar de mirar a los ojos a la muerte.

Quizá aquella mirada valió la pena,
después de todo.

7 comentarios:

Monica Binsou dijo...

No hay resignacion, con espada en mano y cuchillos entre dientes!
Que lindo versos...Bonito visitarte...te espero por mis rincones...Un abrazo!

Haidée dijo...

Lo bueno de escribir debe de ser que encontramos esa distancia con las situaciones que nos hace a todos compartir emociones, quizás ser simplemente humanos. Siempre vale la pena, porque todo es relativo, así que para que deje de valerla, deberás encontrar algo que la valga más. ;) Un abrazo, pintor de palabras.

Haidée dijo...

Y por cierto, si se ve la mano del hombre, pero chiquitita. ;) Es Tenerife desde el avión.

Lucina dijo...

Versos que trascienden mañanas y rutina..

Un beso

Laura dijo...

Estoy tan segura de que valió la pena que apuesto el cuello por esa mirada, por esa guerra que parece que perdemos por momentos, pero que guarda para nosotros la más dulce de las victorias.

Un saludo

Andrea BR dijo...

Sin duda valió la pena, la sensación de llegar-TE es la misma que me llevo yo, ahora mismo...
Esa sensación que te dice que alguien en algún lugar, está dispuesto a sentar a la vida en sus propios filos.

Un beso,

A.

Anacronista dijo...

'Una sonrisa que te salve...'
Quizá a veces se necesita sólo eso.
No había tenido tiempo para dejarte algún comentario, Ladrón, hoy he faltado a clases... Quizá buscando algún relajo, y lo he venido a buscar en tus palabras.
De las canciones de Ismael... Las tres preferidas del disco, para mí, son Vuelvo, Te vas y Balance :)

Un abrazo.