Las cosas que no hicimos

Debería llamarte al móvil y preguntarte,
qué tal ese trabajo que consume tus días.
O ese tipejo con el que me han dicho que andas,
si eres feliz o sobrevives.

Debería pedirte que escribas de vez en cuando,
contándome si te acuerdas de aquellas noches de invierno,
de los portales que nos cobijaron
cuando aún creíamos en lo eterno.

O quizá sea menos locura romper
el marco que te ata a mis recuerdos.
O ahogar en ron los sueños en que tu cuerpo me desvela
y el aroma que dejaste se convierte en veneno.

No se si cabe en estos versos, decirte que
a pesar de aquellos gritos,
todavía recuerdo el susurro de tus palabras en mi espalda
y tus dedos como la primera vez que rozaron mi cuerpo.

Sin embargo, parece que no te escribiré.
Puede que necesite quedarme con tu recuerdo
en vez de malgastar los días preguntándome
si hubiese cambiado algo al despedirnos,

no sé, quizá un último beso.

8 comentarios:

ariana dijo...

qué pasaría si calculásemos el número de días que malgastamos en esos menesteres?




creo que nos asustaríamos MUCHO

Roxana dijo...

Dudas que son existenciales pero la poesía se encarga de limpiar los ojos y logra dejar claro el recuerdo y anima a seguir así, dando vuelta la página de la vida.
Gracias Ladrón por tu arte en palabras.Te dejo un beso.

Quijo dijo...

quizá pasamos infinitud de horas, pensando, "malgastando" qué hubiéramos hecho...y qué habría pasado si hubiéramos hecho algo diferente...

Un abrazo! :)

LoreVero dijo...

"todavía recuerdo el susurro de tus palabras en mi espalda
y tus dedos como la primera vez que rozaron mi cuerpo"...Con el tiempo el resto se esfumarà...(lamento decirlo)

Laura dijo...

Probablemente, un último beso...

Sublime.

Un saludo

Lucina dijo...

recordando esos susurros...
dulce nostalgia

un beso

My dijo...

no se qué decir.
me gusta.
me llenan tus versos.

siempre encuentro en ti
un punto de dulzura
y otro sabor más amargo,
quizá el de la nostalgia
o el recuerdo,
ese trago agridulce que se estanca en la garganta si no lo dejamos pasar.

sería bonito si publicases algún libro.
se que no es fácil, pero igualmente sería precioso poder tomar tus letras cada noche, como hago con los poemas de Rodolfo, antes de irme a dormir.

Te abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por lo bueno