Tres versos: Derrota



#11
¿Por qué será que siempre acabo encontrando
el final de mis versos en tus labios?




#12
Andabas con las puntas de los pies,
se rompía el alma y tu llorabas.
Era fácil encontrar el mundo entre
tus piernas, pero imposible
acostarse a tu lado y ser feliz.




#13
Lo triste es que éramos dos extraños
queriéndonos como nunca,
jugando a destrozar a pedradas la soledad,
predispuestos a olvidarnos como siempre.

5 comentarios:

saudade dijo...

Maravilloso.
El #12 es increíble.

ely dijo...

¡Qué bonito escribes!
¡Cuántos sentimientos en forma de lírica!
Me ha encantado el 13.
Un fuerte abrazo.

Oski dijo...

Al final voy a pensar que tu inseparable sombrero es uno de los que me tengo que dejar aquí siempre cuando te leo.

#11: Creo que eso nos sucede a todos los que escribimos. Siempre hay una musa y quién lo niegue es porque no ha escrito nunca sobre sentimientos.

#12: Lamentablemente estas cosas suceden. A veces es más fácil nadar en el sexo que en el día a día.

#13: La soledad es curiosa. Ocasiona que muchas veces se junten personas que de otra manera no se juntarían, dispuestas a quererse un rato y predispuestas a olvidar en cuanto la soledad desaparezca un rato...

Fuerte abrazo compañero.

Lucina dijo...

Sublime...

y volver a los lugares que nos hacen bien
:)

Un beso

El Lichi dijo...

A veces lo interesante se encuentra en tríadas...
Exquisitos versos, me han gustado mucho. Definitivamente está entre las mejores cosas que nos has entregado, entre otras varias, por supuesto.
Un gusto haberte visitado como siempre, amigo! Ojalá q algún día esto pase de ser algo mas que persona q se escriben desde páginas webs solamente.
Un abrazo fraternal!