Contradicción


Trataba de decirte que la oscuridad se terminaba en el interruptor
que mis silencios nunca llevaban tu nombre,
y siempre desaparecían cuando llegabas a casa.
Que por mucho que lo odiásemos, en mi piel estaban todos tus besos. 

Tu pensabas en las miles de huidas que soñaste de pequeña y nunca hiciste
en que tu mundo era gris y frío a pesar de las sonrisas y los abrazos.
Que deseabas coger el primer avión al último destino,
y que tenías la certeza de que yo te quería, pero no te amaba.

Hubiese dado cualquier cosa por que supieses que sin ti respiraba sólo a medias,
porque comprendieses que mis cicatrices eran sólo el miedo a tu marcha,
que nada me quedaría si tus maletas traspasaban la puerta,
y que yo sabía que me olvidarías antes del verano.

Por eso el sexo aquella noche se convirtió en contradicción y deseo,
te desnudé despacio y te comí con fuerza,
sabiendo que esa noche no cambiaría nada, que tu te marcharías,
y yo me quedaría pensando en todos los quizá que acababan en nada.

13 comentarios:

Oski dijo...

Dime que "quédate" no sería aquí una necesaria banda sonora...

Aunque a veces los deseos se queden sólo en eso y cuando tú corras otros vuelen. Si todo va a terminar, de perdidos al río, es mejor disfrutar el momento. Saborear cada instante posible, porque al final, sólo quedarán los "quizás" y los "y si" y la triste historia de algo que pudo, pero no fue.

Salud.

Ehse dijo...

Siempre es muy grande la barrera entre dos mentes. Ojalá fuese fácil romperla, y entender tú lo que ella piensa y vieceversa.

Un abrazo!

Sandra Garrido dijo...

Pero se quedaron ahí esas palabras, esas que nnca fueron ni vieron la luz, no dieron al interruptor dormidas en el desván ...

tal vez si hubiese sido diferente
hubiese cambiado la historia
porqué creemos que los finales ya están escritos?
tenemos la pluma para hacer nuestra propia historia
y al final
acabamos en poema.
perpetuo.

un beso ladrón.

Laura Berenguer dijo...

Sigue con esos quizás que no todos tienen por qué terminar en nadas..

Vértigo dijo...

Déjame apropiarme tu poema.. hacerlo mío... Hace muchos años, antes de ser vértigo.. fui incertidumbre.. y me parece que tu poema me lo podría haber dedicado alguien... sé que no es así, pero déjame que pensarlo un rato...

Lucina dijo...

aún así, cada segundo recorrido en las horas o caminatas compartidas, valieron la pena.

"Hubiese dado cualquier cosa por que supieses que sin ti respiraba sólo a medias"

que belleza, me voy pensando en esos versos.

un beso

sofya dijo...

Son unos versos realmente bellos...
No cabe decir nada más, tal vez sí pensar...

Saludos

Marta López Galindo dijo...

Me encanto, no tengo palabras para expresar lo que me has hecho sentir.
Espero que sigas escribiendo.
Aquí te dejo mi blogs para que le eches un vistazo y me comentes que tal: www.kamikazeporeso.blogspot.com
besitos :)

fus dijo...

Me recuerda a mis amores de verano, todo terminaba cuando nuestros padres decidian volver a la ciudad.


un abrazo

fus

Andrea Breq dijo...

Y luego me hablas de hilos que dan lugar a nuevas lecturas... Si cuando tú hila Ladrón, nos dejas con los 'tal vez' y los 'quizás' y el aire en falta.

un beso

A.

María Isabel GS dijo...

De cuántos "quizás" me gustaría saber su fin, sin que terminen en nada, sino en algo.

Me veo bailando entre tus líneas, una vez más.

Un abrazo :)

Laura Berenguer dijo...

Chapeau!

Catadora de Sabores dijo...

Contradictorio poema de principio a fin, quizás por ello me haya sentido tan identificada.

A lo mejor es, porque refleja sueños que tenemos al menos una vez a la semana, y sólo los valientes consiguen realizar. Porque no hay nada blanco ni negro, todo es gris al fin y al cabo, y porque quizás hoy me vea realmente identificada en aquello de " tu mundo era gris y frío a pesar de las sonrisas y los abrazos."