París, a 4 de Febrero de 2014

Pequeña Libertad,


¿Has pensado que todos tenemos una ciudad que nos recuerda a alguien? París es una ciudad que se parece demasiado a ti. Todo el mundo cree que lo más característico de la ciudad es la torre Eiffel o cualquiera de sus maravillas. Pero no, me he perdido por los rincones más oscuros y olvidados, y entonces he comprobado que París son callejones olvidados y echarte de menos a muerte. Aquí la luces se apagan tan pronto, que no me da tiempo a buscarte en las librerías como la maga.


Maggie, una amiga de Mafalda, me ha encontrado un pequeño trabajo en un periódico. Al final vas a tener razón que conseguiré el sueño de ser escritor de utopías mientras todo se desmorona. Prometo intentarlo, aunque sólo sea para convencerme de que allí tampoco se encuentra mi futuro.


Supongo que en Palestina habrás encontrado más dolor del que esperabas. Alguna vez me contarás todos tus viajes, y espero que para entonces sólo nos separen las sábanas. Y si, esperaré porque sin ti sólo soy un barco amarrado a la orilla.




Cuídate mucho,


Guille.

8 comentarios:

San Carbajo dijo...

Oscar Wilde decía que el progreso es la realización de las utopías. El futuro suele estar ligado al progreso aunque a veces parezca que involucionamos.

En París o Palestina, Guille o Libertad, ambos terminarán realizando sus utopías y conviertiendo los futuros en presentes.

Un beso grande!

Vértigo dijo...

Cada uno tiene que seguir su camino para conseguir que se crucen. Porque se cruzarán.

sofya dijo...

Es tan bonito que estando lejos de alguien le tengas tan presente....

Un abrazo Ladrón

Quijo dijo...

"y espero que para entonces sólo nos separen las sábanas. Y si, esperaré porque sin ti sólo soy un barco amarrado a la orilla."

Sentirse perdido y saber que sólo allí todo este él/ella se encontrará la calma...

Oski dijo...

Como siempre la nostalgia golpea cada palabra, en prosa sí, pero nostalgia poética al fin y al cabo. Imposible no sentirse caminando por esas calles echando de menos a Libertad.

Un abrazo grande.

Catadora de Sabores dijo...

Las ganas que tengo de visitar París van en aumento. No por encontrar el amor, si no ese aire bohemio en el que Libertad, Guille y los demás empiezan a ser seres únicos. Sin medias tintas, ni dobleces. Ellos mismos.

Libertad, que bonito nombre tienes.
ojala nos encontremos pronto y sienta que te quedas entre mis brazos más tiempo si cabe que el que me gustaria.

Cuidate Ladron!
un beso!

Kris Diminutayazul dijo...

Que solo nos separen las sábanas...
Cuánto da para escribir la nostalgia.

Un abrazo.

M dijo...

Yo pienso que la mayoria de cosas siempre nos van a recordar a alguien