Carta a una Vieja Amiga

Hace tiempo que no te escribía.
Puede que sea esta epidemia de prisa
que nos deja sin tiempo ni aliento.
El estrés, ya sabes, me obligó a escribir menos
y dejar de lado el sueño hipotecado.

Sigo intentando enamorarla igual,
aunque el cansancio de los días pesa,
y el ruido que a menudo ensordece los latidos
hace más difícil besar cada día
como si fuese el primero.

Espero que sigas igual, que sigas riendo por todo
y llorando de felicidad cuando te mira y te susurra
alguna frase sacada de aquellas viejas películas.
Que cuentes primaveras en lugar de años,
trayendo cada una consigo más flores y más amigo a tu mesa.

Las despedidas, lo sé, no duelen tanto.
Años que adormilan la memoria que encierran
los besos que callamos.

Pero yo sigo con mis días en que, entre vino y melancolía,
escribo cuatro versos que recuerden,
tal vez porque a pesar de todo aquellos años fueron felices
lo que tuvimos y perdimos.

7 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Un bello poema.. con una personalidad muy particular en tus versos..

me gustaron mucho..
te sigo y te enlazo para poder seguir leyéndote..





Un abrazo con mis
Saludos fraternos de siempre...
Que disfrutes del fin de semana..

ANABEL dijo...

Un hermoso poema, muy melancólico, uno se pierde y desea sentirse objeto último de esa carta.
Besos

saudade dijo...

Parece que al llorar el dolor se va... Pero resulta que se queda más que nunca.
Gracias, en serio. Gracias

iliamehoy dijo...

Aunque tristes, tus versos siempre saben dulce. Inmunes a epidemias de prisas inútiles.
Una sonrisa

Lucina dijo...

me has cautivado,
es hermoso

no mas palabras.
Un beso

Anacronista dijo...

Muchas veces la rutina nos aleja de lo que queremos, nos dejamos llevar y ya, por eso tú sigue escribiendo y regalándonos estos versos.
Así, también, está cargado tu poema de versos melancólicos y huyendo de la rutina que te permite escribirle a aquella amiga, que quizá y sólo quizá, pueda seguir recordando lo mismo que tú.
Un fuerte abrazo, por acá las cosas van de a poco, pero van... O eso quiero creer.

Roxana dijo...

A travéz de las palabras revivimos una historia, esa que supo de dulzuras y despertar sentimientos...Gracias Ladrón por tu poesí llena de frescura.Besos