De huelgas y soluciones

No voy a hacer huelga. No me gusta el hecho de parar un día, manifestarme sobre como va la situación, quejarme de que todo va mal y que nadie, repito NADIE, tiene la solución.
Los sindicatos parecen haber salido del letargo en el que se encontraban, demasiado dinero había en sus bolsillos como para levantarse del sofá, mientras el mundo languidecía entre número rojos y modelos económicos que ya no sirven, si es que alguna vez sirvieron.
Los sindicatos quieren ahora hablarnos de responsabilidad con el país, de nuestro derecho y obligación a manifestarnos cuando las cosas son insostenibles, sin reparar ni un solo momento en que para muchos resultaban insostenibles tiempo atrás, cuando los sindicatos firmaban acuerdos de una reforma laboral que nunca fue reforma.
Ahora nos piden unos que paralicemos el país, y otros, los políticos ajenos a la realidad, que tiremos para adelante y que trabajemos, sin especificar concretamente en que y con que condiciones. Y en medio, una gran masa indignada que no hace nada.
Hay quien puede pensar que no manifestarse es precisamente eso, no hacer nada. Pero yo me debo a lo que pienso y creo coherente. El sistema económico, laboral, político y social está en decadencia, y los sindicatos se han convertido en marionetas de los tiempos de bonanza, perezosos de emprender cualquier acción que perjudique al gobierno.
Pero los tiempos que soplan no son para rendirse, sino para luchar, quizá de otra manera a la planteada para esta próxima huelga general. Quizá, y probablemente, en otra dirección aún no revelada.

..........................................................

Os dejo el enlace a un gran artículo publicado en El País, el día 26/09/2010 , escrito por Alain Touraine, sociólogo francés, titulado "La crisis dentro de la crisis", aclaratorio sobre la situación que vivimos hoy día.

2 comentarios:

Roxana dijo...

Que complejo el mundo económico político y social, pienso que detrás hay un egoismo tan grande, la avaricia y ese querer aplastar a los demás, todo por poder.
La solución es sencilla: está escrita en la historia, o ¿volveremos a cometer los terribles errores del pasado?.Muy buena tu reflexión y la nota del sociólogo Touraine.
No te preocupes tanto Ladrón que la vida en las pequeñas cosas es donde se manifiesta de verdad. Te dejo un beso.

Ane dijo...

Digno, dignísimo, heredero de Labordeta, Gabriel Celaya, Miguel Hernández, Mario Benedetti... que supieron que "la poesía es un arma cargada de futuro"