Regreso

Llego al lugar del que nunca me fui y contemplo que el sol es más lejano y más frío. Que las sonrisas duelen en el alma. Que no hay alma ni cielo. Que el olvido y el recuerdo son el mismo clavo que siempre arde.

Llego al lugar donde las palabras se atragantan y los ojos se cierran. Donde las verdades son manipuladas y las mentiras se aplauden en mítines siniestros.

Al lugar donde te amé y te eché de menos. Donde dudé y entregué mi vida en cada uno de los besos que te daba.

El lugar donde arrié todas las banderas y capitulé las esperanzas. Donde los sueños se pagan y se apagan. Donde no sirve de nada reír, pues el eco sordo de los llantos nos desgarra.

Regreso a un lugar cualquiera, a todos los lugares, y descubro que nunca me fui y que siempre he estado ausente,


Quizá por eso el sol es hoy más frío y la niebla difumina tu rostro, que siempre estuvo y estará, tan triste como hermoso.

3 comentarios:

Roxana dijo...

Vamos y venimos en un mar de gente, y estamos tan solos.Es nuestra compañía ese libro, la poesía que mitiga nuestra alma dolida.Pero cuánto saben sanar las heridas esa forma de vivir, ¿verdad poeta?La poesía que nos comprende y es nuestra compañera siempre.Te dejo un beso Ladrón y buen fin de semana, aquí con sol a pleno.

Ane dijo...

Mejor que bueno y mejor que lo siguiente.

Es verdad que "El peor año de nuestra vida" es el poema que hace que se me salten las lágrimas una y otra vez, una y otra vez.

De cualquier forma, sigue siendo un honor que estés cerca y dejes tan al aire tus "adentros" al tiempo que aguantas las entradas duras que a veces nos regala la vida, como si no pasara nada. Eso te honra.

Lucina dijo...

"se me quedó un ángel dormido en la garganta"

el alma en estos versos,
un abrazo