Piratas

Me dijiste que la vida sería

una aventura de aquellas en que Jack Sparrow

y sus hombres, vendrían

a rescatarnos de esta rutina incierta.


Beberíamos ron en cada puerto y soñaría con tu piel

imperfectamente tibia y con tus ojos,

mientras tú me lo pondrías difícil

y acabarías por ser esa pirata que me amaría a escondidas.


Que seríamos dos bucaneros alejándonos del norte

con cada pleamar,

y que los días sería siempre cortos, y las noches

me quemarían en el infierno de tus labios.


Pero parece que erraste en las promesas,

y que en lugar de corsarios, los sueños

se convirtieron en tablas de naufrago


y sogas en las que nos colgaría

el temible Lord Beckett resultaron

ser las cuerdas que sostuvieron el desastre

de buscar el mar en cada copa,


Y huir a puertos donde nunca

estuvieron nuestras bocas.

3 comentarios:

iliamehoy dijo...

Es un sosiego para el alma recalar en tus palabras.
Incluso a pesar de la tristeza.
Una sonrisa.

ane dijo...

la llave de un tesoro para un pirata:

http://365palabras.blogspot.com/

Lucina dijo...

en busca de tesoros, esos que se esconden en las caricias.

un beso