Escrito en el margen de un libro

Me despierto y te miro,
mientras la ciudad amanece con pereza
y el tráfico ahoga los sueños.

Las calles languidecen,
los días e agolpan y aglutinan,
tardes demasiado pesadas

Te necesito,
pues creo que sin ti,
esta vez naufragaré sin remedio.

3 comentarios:

Sur dijo...

Me gusta...
no me gusta despertarme siempre igual pero hoy me gusta despertar entre los mates y tus versos,cómo naufrágios, salvando mis sueños del tráfico...

Vértigo dijo...

también me gusta.

Lucina dijo...

"las calles languidecen" y se asoma el alba de soledad-es...

un beso