#24


No me acuerdo de tu nombre, pero sí del sabor de tus labios,
y de la torta que vino después de decirme: “nunca más vuelvas a besarme”
También me acuerdo del beso que me diste después de aquella torta.


*Foto titulada "(Des)encuentro" de Mar Argüello Arbe

5 comentarios:

sofya dijo...

En tres líneas un gran momento, como la vida misma, cuantos momentos maravillosos son breves y estupendos...Y se acaban pronto como tu verso...
Un abrazo Ladrón de Guevara y muchas gracias por leerme siempre.

Oski dijo...

Quién no haya vivido esta escena debería vivirla alguna vez. No por el tortazo, si no por la calma que se siente después.

El beso de después es un beso robado, pero nunca se tiene que reconocer :-)

Salud.

Vértigo dijo...

Que buenos son esos últimos besos que no son los últimos.

Laura Berenguer dijo...

Muchos sentimientos con pocas palabras.. Me gusta :)

EL Diario de Ely dijo...

Jaja muy bueno. Los valientes que roban besos no suelen tener miedo a las consecuencias, ni a las bofetadas. Un abrazo.