Axioma del Infuturo

A veces me pregunto que pasaría si dejaras de amarme,
si tu voz se apagase y tu sonrisa rehuyese mis miradas.
Podría pronunciar tres veces tu nombre y tu ni oírlo,
y acabaría lamentando cada día que no te besé con fuerza.

Llegaría tarde a casa. Una casa fría sin tus pies descalzos,
sin mis ganas de abrazarte. Sin equilibrios,
ni coherencias que indicasen que tú eres el motivo.
Creería por primera vez que dios existe, y lo odiaría.

No sabría dónde colocar la ropa para que el armario
no se muriese de hambre.
Ni dónde nadar en una cama demasiado grande
para conjugar mi cuerpo con tu ausencia.

Buscaría cualquier excusa para hablar de ti,
y no me conformaría con las fotos que dejaste en la mesilla.
Destrozaría los discos que nos hicieron creer
que fuimos los mejores cada noche que nos besamos en silencio.

A veces me respondo, que si dejaras de amarme,
perdería el cincuenta por ciento de mi mismo,
todas las definiciones que pasan por tus ojos, y la certeza
de saber que fui feliz, sólo un segundo.

Foto de Mar Argüello

6 comentarios:

Oski dijo...

Llega un momento en que ya no sabes dónde está la frontera entre tu piel y la suya y si ella se fuera...ay...mejor ni pensarlo.

Ya no sé ni que comentarte, estos poemas es mejor leerlos en silencio y sentirlos, eres un crack.

Salud y abrazos.

sofya dijo...

Sin palabras, como dice Oski es mejor leerlo en silencio...Y después más silencio...

Un abrazo

Ehse dijo...

Buenísimo, por encima de tu media, que ya es decir. No me hagas leer estas cosas en la oficina, que se me salta la lagrimilla...

Un abrazo!

Vértigo dijo...

A mí me daría miedo esos sentimientos... Pero sé que el problema lo tengo yo...

EL Diario de Ely dijo...

Magia y esperanza en este poema. mi reflexión: quién no ha querido alguna vez, no tiene miedo a perder lo que nunca conoció. Y quien no conoce tus versos no puede sentir todas las emociones que transmites con tan sólo una pluma y un papel. Un abrazo.

Marisa dijo...

Creo haber descubierto esta noche algo muy cercano a la magia, de verdad. Me encanta el poema desde el principio hasta el final, pero sobre todo este párrafo: "Buscaría cualquier excusa para hablar de ti,
y no me conformaría con las fotos que dejaste en la mesilla.
Destrozaría los discos que nos hicieron creer
que fuimos los mejores cada noche que nos besamos en silencio".

Cualquier excusa es útil para hablar de ti, de ella, del amor.

Un saludo desde http://retales-de-mis-noches-de-insomnio.blogspot.com.es/