Gaza (Palestina), a 22 de diciembre de 2013


Querido Guille,

Me encuentro en Gaza. Said me ha invitado a pasar unas vacaciones con él y con su hija Dooa. Aquí la navidad es un momento entre mágico y trágico. Se vive de una forma tan extraña y maravillosa que a veces me pregunto si conseguiremos vivir todos en paz. Llevo cinco días conociendo a gente maravillosa, gente que comparte ilusiones y esperanzas, sin importar qué religión albergue su corazón. También he visto historias heladoras, y creo que duermo peor esta noche sabiendo el miedo que se sufre cuando la injusticia te apunta directamente a la cabeza.

Said me ha dicho que algún día conseguirá un futuro mejor para su hija, pero yo creo que sólo trata de engañarse a sí mismo para creer que en esta tierra hay futuro. Tengo miedo, Guille. Miedo de que al final sean las balas y no las palabras las que ganen la guerra. Miedo a que hombres buenos como Said acaben empuñando un arma para poder salvarse. Sé que siempre dices que los héroes son momentáneos, pero necesito creer que pueden salvarse y sobrevivir.

¿París? Es maravilloso imaginar tu sonrisa al caminar por calles como esas, e incluso tu miedo a lo desconocido (sé cuanto odias viajar y perder de vista tu pequeña vida). Pero descubro nuevas cosas de ti, y sé que eres fuerte y que acabarás encontrando un lugar al que llamar hogar. Sólo espero que pueda ser yo, y no otra, a la que abraces por las noches.

Te escribiré en cuanto regrese a Buenos Aires. No te alejes ni un sólo instante, por favor.

Sonríe,

Libertad.

8 comentarios:

Oski dijo...

El miedo de Libertad a que Guille se enamore de otra...supongo que amplificado al ver la miseria y la derrota en las calles de Gaza.

En ocasiones olvidamos lo libres que somos al poder pasear por la calle sin miedo a que alguien te vuele los sesos en alguna esquina. Quieras que no, nos da muchas más opciones para cumplir sueños.

Y en cuanto al tema de Gaza, espero que algún día, la hija de Said, si que tenga un futuro...Quiero creer que sí.

Salud.

sofya dijo...

Los miedos que tanto nos paralizan y que tan a menudo acuden a nosotros, a cada realidad...

Un abrazo

patapalo dijo...

Ver el mundo desde el otro lado resulta enriquecedor. Y conocer de primero mano a los héroes más auténticos, anónimos que no salen en las películas, ni en las novelas, allí donde el miedo reina las calles, y la palabra, que debería ser un arma de construcción masiva, pierde su fuerza.

Buen viaje al 14, nos vemos allí ;-)

San Carbajo dijo...

Considero que todo ser humano necesita algo o alguien a lo que llamar hogar. Un lugar donde se sienta protegido y cáldo. Desafortunadamente hay tantas y tantas personas a las que se le niega algo tan fundamental como el hogar. Me causa una profunda tristeza.

Un beso grande

ReginaMadridBarcelona dijo...

¡Feliz año nuevo!!!!

Paso a menudo por aquí, aunque no suela decir nada.

Un abrazo fuerte a ambos!

Ely dijo...

La libertad , en tu segmentado relato, es mucho más que un ideal, es vida y esperanza. Es mujer y cobra vida y como tal ama y se duele, y llora y siente. Representa una verdad, una historia con su nudo y su desenlace, con una carta que enviar a un destinatario......
Esta Libertad tuya, me tiene totalmente embrujada y me gustaría ser ella, y luchar y viajar y sentir de igual manera.
Gracias por estos regalos.. Soy muy afortunada por haberte encontrado en mi camino.
Un abrazo enorme.

Catadora de Sabores dijo...

:)
cada dia me doy mas cuenta de que no se puede juzgar, que las circunstancias aunque no nos gusten son las que "hacen" de algún modo a los hombres...

A veces dudo si es Guille o Libertad quien busca algo, pero creo que son los dos. Dos caminos perpendiculares mas que parelelos.. habrá que seguir buscando.

:)

Ehse dijo...

Siempre me tocan las cartas entre Guille y Libertad, por una razón u otra, siempre lo hacen.

Un abrazo!