Transformación para Dani


Podría decir que fuiste noches complicadas de sexo y ron,
de playas y aceras infinitas.
Una historia jugada a cara o cruz contra tus pecas,
si aceptaba que morir en ti era la vida.

Que fuiste la palabra exacta para romper el hielo,
la duda.
La oportunidad de detener el tiempo y prometerte,
que detrás de cada lágrima siempre vendría un beso.

O los labios a los que siempre sobraba el quédate a dormir
y las preguntas con respuesta.
El bar donde pusimos a mi cuenta tus miedos,
y Sam tocó de nuevo aquella canción que te nombraba.

También te puedo decir que hubo días en que quise quererte
y supe encontrar el camino más rápido a tu risa y a tu falda,
y otros en los que desee odiarte a toda costa, y huir,
antes de que toda esta historia se convirtiese en nada.

8 comentarios:

Oski dijo...

Creas escuela en la manera de hacer poemas. Tanto por las emociones/sentimientos como por la forma. Me encanta ese formato de a cuatro versos que siempre he tratado de hacer y nunca he conseguido. No sé sintetizar.

Tal vez algún día, maestro.

Abrazos.

Marina Morell dijo...

Tan real como amar. Ni tan fácil, ni tan complicado, pero siempre latente en cada acción o pensamiento.

Un abrazo.

Kris Diminutayazul dijo...

Aunque no doy señales de vida blogueril, sigo leyéndote. Siempre. Gracias, artista.

Sofya dijo...

Ese aire melancólico....Son versos realmente bellos Ladrón.

Abrazo!

Ehse dijo...

Es inevitable encontrar cierta contradicción en la pasión. Si no, no es de verdad.

Un abrazo!

patapalo dijo...

Me ha gustado mucho. Genial cuando se escribe con el alma.

Buen viaje por esas constelaciones de la piel.

Abrazo.

ele* dijo...

Saludos de nuevo! Me ha encantado tu poema. Me ha recordado a cuando solía escribir poesía de (des)amor allá por el 2008.

Abrazos.

MICAELA GARCIA SAMPERIO dijo...

Hasta aqui me ha traído tu bella cuñada Andrea!!!!estoy impresionada con estos maravillosos poemas!!!!