Balance del (Des) amor



Sólo quedaba entre tú y yo,
ese adiós impronunciable, las mentiras
y todas aquellas verdades que nunca nos dijimos.

Era suficiente para prometerte,
ir hasta la vuelta de la esquina, o esperarte
despierta a que volvieses del trabajo.

O enredarme en otros cuerpos y olvidar
aquellos días en que fuimos la última
llamada antes de dormirnos.

La canción que dedica cada estrofa a un cuerpo,
la palabra tímida pronunciada en el beso.
O sólo la ingenuidad con una venda en los ojos.

Pero a mi eso me bastaba para llegar hasta mañana,
y llevarte el desayuno y las caricias a la cama,
Y volver a enamorarnos cada día mil veces.

Pero parece, que ya no somos esos niños
que ayer se prometían amor eternamente.

6 comentarios:

May dijo...

uau!...es muy bueno...no se me ocurre nada mas que decir,...gracias por compartirlo
un abrazo
may

Quijo dijo...

Sin palabras...descripción perfecta y preciosa...de eso, el desamor.

SIL dijo...

En el amor como en la vida, crecer equivale a morir.

Un beso.


SIL

Vértigo dijo...

se puede seguir siendo esos niños. o al menos intentarlo.

favole dijo...

Bufff!!! Tanto se me ha estremecido el pecho que apenas alcanzo a decirte que es lo más bonito que he leído en mucho tiempo...PRECIOSO. Un perfecto compendio agridulce de felicidad y tristeza...creo que lo llaman melancolía.Un abrazo inmenso.

Lucina dijo...

quizás sea eterno el momento en el cual un desayuno en la cama, rescata de algún naufragio..

un beso ladrón