Dos relatos cortos: In-diferencias + El votante indeciso


In-diferencias

Nos miramos en silencio, serenos. Las pistolas relucían a nuestros ojos. La mía, agarrada con dos manos como me habían enseñado en la academia de la policía. La suya, cogida solo con la mano izquierda y su perfil tenso ofreciéndome el costado. No era mayor que yo, quizá la vida le había deparado algo menos de suerte y una infancia con más palos. Y otro código. Porque al final se resumía en eso. Dos códigos defendidos hasta el punto de qué sólo uno de los dos, en el mejor de los casos, regresaría a su casa para la cena.








El votante indeciso

    - Perdone, por que lado se llega antes a ninguna parte



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Geniales.

Mar

Monica Binsou dijo...

Hacia tanto que no caminaba por estos rincones y recuerdo al instante de pisar estas latitudes el placer que resulta de leerte...
Tratare de no permitirme olvidar el camino de regreso a estos lados...
Besos...

ane dijo...

Con 99 palabras has logrado que viva dos vidas: la tuya y la suya.

50-49. Uno perdió.

Admirable, Ladrón!

Vértigo dijo...

me han gustado los dos!

giltzero dijo...

En el segundo, te veo un poco pesimista.
Hay que apartar la indecisión y caminar hacia el horizonte pasito a pasito; nunca llegarás, pero por el camino
conseguirás parte de los objetivos.
¡Salud y III!

Lucina dijo...

Perfectos para esta actualidad.
Un beso

SIL dijo...

Dos críticas magníficas,
dos perlas.

El primero debiera enseñarse en las escuelas primarias.

Otro abrazo.


SIL