Necesitaba recordar aquella entrada...

Necesitaba hablarte y que no me escucharas. Que sólo leyeses en voz baja, como si fuese un secreto que te cuento bajo la almohada. Mirarte a la cara, o rodearte tan fuerte que nos volvamos invencibles, y asegurarte que todo va a ir bien, que lo sé porque estás a mi lado, porque eres mi mejor amiga, mi compañera de piso, mi equilibrio.

Nunca está de más recordar aquellos versos, por si alguna vez te falta el aire...





#15
Sólo tendré dos brazos para poder abrazarte,
algunas veces no tendré camisa para que seques tus lágrimas.
Habrá días de tormenta sin paraguas y paraguas sin tormenta.
Pero siempre acudiré puntualmente a tus labios cuando te haga falta.

10 comentarios:

EL Diario de Ely dijo...

Precioso, como siempre.
Es un placer pasearse por estos lares.
Un abrazo

Sandra Garrido dijo...

Sólo queda dejarse llevar por el poema y decir poco, porque a estos poemas le sobran las palabras... sencillamente hermoso.

Besos

Ehse dijo...

Tremendo. Cómo envidio tu capacidad de transmitir tanto de forma tan sencilla. Haces grandioso el lenguaje.

Un abrazo!

Vértigo dijo...

Me podría enamorar de tus palabras.

San Carbajo dijo...

Cuánta protección en tan pocas palabras. Cuánta seguridad de que leyéndolas nunca pasará nada.

Un beso grande

patapalo dijo...

Eso es amor.

Conmovedor, Ladrón.

Un abrazo.

Oski dijo...

:-) creo que una sonrisa como esta (aunque seguro que una más grande)es la única que te puede salir después de leer algo así.

Muy bueno.

Abrazoos.

Catadora de Sabores dijo...

hablar sin usar las palabras solo mirando a los ojos, o mirandola a la persona en cuestión y que se te encoja el corazón, justo en el momento en el que se te hace un nudo en el estómago.

Transmitir sensaciones es la misión de poeta. Recibido. :)

cuidate!

Sara Deza Gazol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Quijo dijo...

Citas puntuales que dan sentido a nuestra vida.

Un abrazo!! :)